De López y de su "ética"

“De prédica nada estética . . .”

Día veintiséis de noviembre
en la memoria se siembre
la homilía tan tempranera
de López, en mañanera.

Desde el púlpito, en calma,
habló de ética, del alma,
de amor, de moral, valores,
de felicidad, . . . Señores.

Olvidó que es Presidente
de México, de su gente,
que tiene el cargo efectivo
del Poder Ejecutivo.

Que a él, única, solamente,
así constitucionalmente,
corresponde aplicar la ley
buscando el bien de su grey.

Desde aquí le exijo al peje
que su mente ya despeje,
que no soslaye deberes
por pastorales quereres.

Los principios que refiere,
a los que mucho se adhiere,
son de casa, son ejemplos
en la escuela, en los templos.

Son de curas, del Eterno,
no prédicas de un gobierno
que se precie bien de serlo,
tendría, en serio, que entenderlo.

Que lo sepa la nación,
Andrés va en la sin razón
de “mandatar en su ética”
que es atroz y nada estética.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 26 de noviembre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)