Dulces sueños

Viejos recuerdos anclados al viento de junio
el raco baja de las montañas imponentes e indolentes
la luz olvido iluminar mis pasos
me esquivó como rata a serpiente.

Diluido el canto de mis cuerdas
caí rendido en la pradera psicológica eterna
posé los pies sobre el cielo
para volver a caer desmembrado.

Recupere el aliento al amanecer
lave los mantos y llene los cajones
cubrí las cicatrices de las miradas ajenas
y salí a morir un nuevo día.

Comentarios & Opiniones

pequeña Anie

Un gusto recorrer tus versos...un saludo

Critica: