La adicción convertida en arte

poema de Dreamer girl

Respiro hondo y abro la puerta.
Mi droga, a mi corazón, al fin de vuelta.
Tú, con tu mal humor característico
y tus mechas de avestruz al viento.

Las arrugas ya alcanzaron tu frente,
pero tu risa sigue presente,
esa que me quita la razón
y hacer retumbar mi corazón.

Dios, ¿Será que caí en el vicio de nuevo?
Suspiro y son tus manos las que me devuelven el aire,
y yo te doy vida, como si fueras arte.
Maldición, ¿Solo es un juego?

Entonces me abrazas al terminar,
respondiendo todas mis preguntas,
me quieres, lo sé,
Pero no es suficiente,
siempre quiero más.

Más de tus besos, de tus manos, de tu risa.
Soy egoísta y te quiero gramo a gramo,
mirada a mirada,
risa a risa.

Ven a contarme de tus sueños y yo te contaré de los míos,
que en más de uno te llevas el dolor
y en más de uno me tomas la mano.

Comenta & Vota