violacion

poema de Ex Moli

fragua inerte de las aguas
que avanzan como yegua en celo
por los crueles caminos de la muerte

Girante sombra
como cuchillos de metales fríos
corta el crepúsculo del viento
mientras duermen lirios el sueño
impenetrable de los muertos

Cae la luna despierta
acariciando el blanco manto de la nieve
mientras llueve en llanto
la miel que cae a tierra agonizante

Y fue la niña fragante y bella
resplandeciente
como el despojo azul de primavera

A veces su mirada lejana y triste
se ríe a carcajadas de la noche

Es la hora de la venganza
sus brazos solitarios pelean
como una enredadera inclinada
en la negra soledad que la acompaña

Asoma la aurora su ojo
amenazando al luto de la montaña
Y la moneda gigante de la mañana
suelta su lanza,
Provocado en la niña
Lágrimas cargadas
Por su alma