Poema XVIII

poema de Jota

A menudo traviesa
Me mostraba su sonrisa,
Dejaba algo a la imaginación
Como razón de invitación
A su balcón.

La que un día fuera oscuridad
Ha dejado su clandestinidad
Y es por su cintura,
Por su falda,
Por su comisura que se ama
A esa que se llama Luna.

Rápido ella se ha marchado
Dejando ver sutil su espalda
Y su agitada falda
Que me ha dejado robado.

Aunque corra y no alcance
A la coqueta de tierno rubor,
Para ella va el romance
De su apasionado velador.

Comentarios & Opiniones

Silvia

Hermoso poema!saludos!

Critica: