Erosión

Partimos, partimos directo a un nuevo día,
los pies cansados del día anterior
escriben callados un mensaje subterráneo,
las manos se guardan temerosas en los bolsillos
y el abrigo deshace las
pequeñas gotas que caen grises del cielo,
comparte experiencias
de los días y las noches vividas...

El camino que se sigue es recio,
la vista es bonita,
pero el pasado pesa como piedra
en los zapatos,
el viento deshace los castillos de arena,
como el ánimo es deshecho por la desilusión,
el tiempo no retribuye el esfuerzo,
la existencia se nos antoja insólita,
surreal,
ordinaria,
vulgar...

Gritar entre sollozos,
sin ver frutos,
sin sentir caricias,
sin morder la cresta del regocijo;
cansa...

Como cansa pilotear
la cabeza esquivando tantos meteoritos,
tantos pensamientos,
tanta verdad sin meditación,
tanta negra libertad para hacer llorar...

Seguimos viajando,
seguimos negando la muerte
que nace en nuestros sesos,
seguimos volteando para ver si nos sigue...

Pero seguimos de pie,
a pesar del credo falso,
de la ruina del viejo,
del color marchito,
de la gracia desmenuzada,
a pesar de ti...

Seguiremos caminando,
con la frente hacia el sol,
a pesar de los cielos llorosos,
a pesar de los horizontes inciertos,
a pesar de ti...

Y...

Mientras los zapatos nos digan si,
seguiremos cariño,
seguiremos por ti...

Así es...

Así será...

Comentarios sobre este poema