Existencia del olvido

poema de Christian

Y al final, no hay final,
nuestros pasos no tienen camino
en ningún día, en ningún tiempo;
sin una dirección no hay inicio,
es una sandez el final.

Somos livianas hojas
mareadas por el viento del tiempo,
traídas por las rutas del dolor
y cobijadas por rutinas sin razón,

Nuestras almas se apagan,
vamos sin regreso a un eterno olvido.
Los que nos aprecian,
los que mañana nos recuerden
tan solo van un vagón atrás en el orden,
los que de ellos tengan memoria
están en tercer furgón del viaje.

Mañana nos iremos,
y ya nada tendrá valor
porque nunca hubo pasado,
jamás tuvimos presente,
cuando no haya nada,
nada habrá existido.
En la existencia del olvido:
La existencia deja de existir.

Comentarios & Opiniones