De visita (poema narcicista)

poema de chipi

Se frotó los ojos, y se acercó al cuadro y lo examinó de nuevo. No había señales de cambio alguno cuando miró la pintura, y sin embargo no quedaba duda que la expresión se había alterado. No era sólo su propia impresión. Era horriblemente obvio. (Oscar Wilde. El retrato de Dorian Gray)

Hoy confiado fui a visitarme a un lugar distante,
mucho más allá de las fronteras del sueño,
solo encontré difuminada mi señera imagen,
un yo inerte, jovial, inmortal detrás de un caduco barniz,
retrato vivo de un detenido instante sin vencimiento
que vive la incierta gloria en su eternidad adulterada.

Pero el tiempo es leyenda, es inerte mito vivo
e infeliz no encontré mi deseada sombra iluminada,
mis ojos tutelares no encontraron la paz ansiada,
me engañe con todos mis altivos y falaces deseos,
hice de mi visita una angustiosa quimera infinita.

Me anticipé a todos los posibles argumentos,
en mi fortuita visita a mi oscura región del olvido,
una arrogante Mnemósine guardaba mi otro yo,
protegida mi imagen en una translúcida efigie
no alcancé a verme más allá de mi propio presente.

Desengañado, dolido tras mi fatal visita,
valiente y audaz intenté confundir a la musa,
sereno y galante entre por el reverso del espejo,
mi encerrada imagen se confundió con la mía,
mis reflejos encontrados en el tiempo se fundieron.