Me extraño

Me Extraño

Me recuerdo
Y en mis sienes cerceno las migas de la nostalgia ,
deprimido hasta el hastío.
Me extraño y
Me hago falta en la umbría cadencia del desencuentro.
A mi memoria llego,
atormentado por ráfagas
invasoras cual aciagas saetas
en el diamante grácil de mi materia gris.
configurando proyecciones
de mi realidad postrera mientras beso mis labios
purpúreos degustando los arándanos de mis amígdalas.
Era yo,
ese,
quien algunas vez
desbordó el almíbar prosaico ,
con anhelos quiméricos o
factibles mientras aún no partía.
Ahora diluido en la alquimia de las cábalas,
extraviado divagó,
enclaustrado en el pretérito dubitativo.
Existí y luché,
hasta el día en que partí tras el navío
de la volatilidad.
Emigré,
evolucioné en reversa ,
a un estado de degradación estático
e inerte.
Sin estar lejos,
ya no hábito mis contornos.
Donde se posan mis pies,
mi cuerpo es ausente;
e incluso mi alma desguarnecida
ya no mora en mi existir.
Como quisiera,
volver a mi ,
que volviese mi amada,
y me tráguese consigo.