Consuetidinarios

Agonía a Sorbos
Cuando el sopor está anclado en la rutina .
Mientras la existencia gravita pertinaz dando sentido a los presagios .
Allí donde el ganglio de la sinrazón le abre espacio a penumbra y tártaro.
En el andamio en el cual el inconcluso embrión viste en harapos savia y víscera.
Sí,
el estribillo que canta exhalaciones ahora en ruinas tenuemente enmudece.
Se rehacen los yerros taladrando el decoro al haber partido el Yo narciso sin esperarnos.
Trata entonces la imaginación de trocar estambres por pinceles para delinear el alba que no llegará.
Siendo juez y parte en flagrancia llevamos la cuerda al cuello.
Será en la cavidad misérrima en la que la mentira alcanza a la verdad , donde tarde o temprano e olvido coagule la memoria de nuestras víctimas.
Quizás, solo quizás,
la benevolencia de Dios sea mayor que nuestra culpa.

James Philliphe Morán

Comentarios & Opiniones

ÁNGEL MENDUIÑA IRIBARREN

Contundente y reflexiva obra, James. Digna de ser analizada en profundidad al tiempo que tratamos de comprendernos a nosotros mismos. un fuerte abrazo.

Critica: