Muerte al rey.

poema de Anna.

Estamos llenos de recuerdos por todos lados. Los aromas, los paisajes, las fotografías...los rostros que un día amamos u odiamos pero no somos lejanos a lo que se nos queda en la mente y el corazón sobre otras personas.
Duele por momentos recordar cuando nos mintieron o cuando lo descubrimos y nos sentimos tan usados que solo nos acarrea un asco terrible el saber que fuimos tan crédulos.

Pero ...en donde está la falla y en quién el error pienso yo.

No hay más falta a la verdad que el que dice amar y juega con lo que le damos, es una proeza seguir adelante sin ese mal sabor de boca que nos causa la farsa, la maldita y asquerosa farsa de un amor que solo es parte de la diversión de alguien a quien veíamos como nuestro gran amor.

Entonces qué hacer me vuelvo a preguntar..y me digo a mi misma desde muy adentro de mi ser que esos personajes no son más que unos monigotes de su ego, son lo que ellos crearon cuando nos mintieron y aunque anden dándose golpes de pecho por creerse genios solo son un pedazo de nada que a nuestro lado fue importante porque nosotros lo hicimos, porque les dimos tanto que se ahogaron con tanta certeza de un amor bueno y real pues están enseñados a la farsa, a llevar la mentira como su bandera y a creer que son superiores a nosotros.

Ni tan bajos unos y menos altos ellos porque todo lo que sube debe bajar y todo lo que se ama es olvidado y ahí es cuando esos recuerdos llegan y se agolpan para recordarnos lo ilusos que hemos sido.

A los recuerdos nosotros mismos les damos vida y así mismo los debemos extirpar de nuestras mentes con reducto al corazón.

Solo lo bueno es objeto de llevar en la mente y en la vida, lo que te dañó se va por la letrina como se ha ido ese personaje maldito que nos hirió.

El valor de las cosas es importante y más aún el motivo que le damos a los actos ajenos...estamos dentro de nosotros mismos y lo que pasó pasado está.

Muerte al rey del odio... muerte a la reina de la farsa.

Luna.
Agosto 24. 21.
*