Petición interior

poema de Ivan R.R.

Fria se encuentra la ciudad,
rodeado de miles de nadie
esperando ver la vida acabar,
a ellos no quiero ser igual.

Atención dirijo a una pequeña luz,
invisible a la vista de los demás,
es inexistente otra igual,
a ella me quiero acercar.

Le pido a su corazón me deje entrar,
afuera no hay con quien charlar;
prometo no hacer desorden
mas bien entre ambos, podernos arreglar.

Comentarios sobre este poema