Volver

poema de Abriles

Las coyunturas pasadas
resuenan junto al viento chocando mi ventana
pues le suprimo razón
de igual modo tañen, sigue el dolor

Ha pasado toda la noche enlazando hilos
incertidumbre irrumpe cada designio
siento pavor en aquella regresión
no obstante requiero su socorro
para dejar de cavilar con agitación

Aquellas coyunturas que llamo recuerdos
malditos, sin pudor
auxilio de su vivencia
¡Que desgracia la mía!
Pues salvamento alguno ha de ser
el mismo que me arrase.