Los cielos demorados

poema de Zephkiel II

Lo malva de tu espíritu

y lo negro de tu corazón

confunden mi razón

y hacen de mi conciencia, una prisión.

Como los cielos demorados

que tardan en amanecer

son los recuerdos del pasado

los azures de mi niñes.

Los colores de los momentos

e instantes de la vida

argén los sufrimientos

amarillas las alegrías.

La nostalgía se tiñó de annato

y los amores de amaranto

tu sonrisa un reluciente blanco

y tu pérdida redujo lo malva, lo ha vuelto cardo.

Comentarios sobre este poema