LA HORA DEL SILENCIO

No es fácil dominar las riendas
del carruaje de las emociones.
El tropel de avasallantes palabras
amenaza con llevarse todo por delante.
Potros desbocados de mi mente
sin bridas ni bocados que los paren!

Polvaredas de dormidos rincones
que se avivan resecos desde mí.
Telarañas viejas que resisten
aunque intentase arrancarlas de aquí.
Trampas mortales en espera sin fin!

Déjame, pensamiento, enterrar y olvidar!
Dale calma y sosiego a este espíritu viejo!
Pacta este duelo entre lo que nace
y lo que necesariamente quiere dormir!
Apaga los rescoldos!...es hora de silencio...

23/07/2019

Comentarios sobre este poema