BUENAS NOCHES

En la ciudad dormida
reposa cansino, el trajinar del día.
Cientos, miles de sábanas crujen
mientras los cuerpos dormitan.
Sombras sigilosas y lentas
atraviesan sueños sin prisa...
Ha aletargado sus pasos, el tiempo.
La madrugada lo invita.
En los rincones del cuarto,
esperan la aurora, las prisas.
Todo está en calma y silencio.
Las mentes parecen sin vida...
En otros lares se explayan.
En otros laberintos, transitan.
Y más allá de ojos cerrados,
las luces del sueño titilan.
El cuerpo yace dormido.
La mente, poco lo imita.
Imposible detener el pensamiento.
Los sueños de noche, recobran vida.
Bendito descanso,
renovador de energías perdidas.
La esperanza y los buenos deseos
comenzarán con el nuevo día.

18/09/2018

Comentarios sobre este poema