ASÍ... COMO MUEREN LAS COSAS

Caen en el abismo, inacabadamente,
las palabras que no se escuchan,
las que no se comprenden,
las que no llegan...

Exhausto, corazón
en el hastío eterno del no.
Remiendos en perdones con puntadas de razones.
Entender... comprender...aceptar.

Escape al éter!
El suelo no sabe de alas.
Y si las ve,
piensa que son sólo para levantar vuelo.

Alma-pájaro, tú lo sabes!
Eres más alma que nada!
En la tierra, la razón.
En el cielo, el corazón.

Nunca podrán encerrarte con candados.
No existen llaves que no poseas.
Don gracioso, en dádiva agradecida.
Ser tú, es ser emoción!

Tantas frases sin sentido alrededor!
Tantas que no calan!
Y cuántas pequeñeces que sí llegan...
Siempre habrá piel estremecida para la ternura!

Si no existe el Paraíso que sueñas, créalo!
El humano perdió el don de soñar.
Dejó escapar el tiempo para compartir.
Cerró los ojos al perceptir más que al andar.

Cuántas veces te sientes forastera, alma mía!
Hablando la misma lengua,
pero en diferente lenguaje.
Rodeada de las mismas cosas,
pero en diferente paisaje.

Así es... alma-poeta
como amalgamas anhelos.
Así es...alas al sol,
como ves morir el tiempo.

02/12/2019

Comentarios sobre este poema