RECLAMO.

poema de Xio

Anoche mientras dormía
algo tiró de mi oreja,
me dió un pellizco en la ceja
y despacio me decía...
Soy Décima; no poesía;
soy la que tú abandonaste,
ya veo que me dejaste
en una libreta vieja...
Hoy vengo a darte mi queja:
Xiomara; ¡Como cambiaste!

Ahora escribes una cosa
que tú le llamas poesía
y revientas de alegría;
¡Tú te has vuelto vanidosa!
Yo; Décima, tan hermosa
con mis diez versos que son
admirados por su unión
de una manera especial;
y te crees magistral...
¡Perdiste mi admiración!

Porque yo fui la primera
que a tu pluma se abrazó,
y un poema apareció
quitándome la bandera.
¡Hay cubana! Bien quisiera,
que un poco tú recordaras
mis diez versos y cantaras
como antes bien lo hacías,
y dejes esas poesías
y de mi no te olvidaras.

Décima; amiga querida
no me digas esas cosas,
eres ramo de diez rosas
que va adornando mi vida.
Eres la dulce bebida
que complace mis anhelos;
deja por favor los celos,
no hay quien rime como tú,
ni quien le arranque al Laud;
lágrimas, sonrisas...duelos.

Décima; corres por mí,
como la sangre en mis venas,
deja ya de sentir penas;
contigo yo sonreí.
Con tus versos me vestí
en mi campiña cubana,
tú; Décima, eres cascada
al suave canto de amor,
Décima eres la flor...
Para el alma enamorada.

Comentarios sobre este poema