El toro.

poema de Cálamo Azul

Montañas verdes, lagos celestes.
Corre un torito
a mirarse en un cristal de alumbre,
en vez de ponerse triste
corre con su cola alzada por una cumbre.

Durante mi niñez,
aquí, he visto caer el granizo,
he visto el centelleo del rayo.
Algo raro pasa, que en vez
de irse las nubes
esconden al astado de su furia y su brillantez.

Estando en la cima de la montaña,
puedo ver el cañón y el horizonte,
un río esconderse por entre las cerrajas.
Que tristeza tengo,
al ver a las estrellas,
atadas a un collar negro de esmeraldas.

A veces, el lago también se seca,
el silencio en el bosque
anuncia el llanto de las flores y su palidez.
Al salir la luna escarlata,
el torito sale a beber agua,
que por beber un sorbo, bebe dos a la vez.

Autor:—Cálamo Azul—
https://calamoazul.blogspot.pe/

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota