Imagen y semejanza

poema de Walberto Diaz

Observo mi sombra vagando
me aterroriza su libertad
y la toco.
Para protegerla,
le transmito mi miedo
a través de mis dedos
de mis yemas
de mis uñas.

La imagen descubre mi pánico
seca el sudor de mi piel
con su lengua
invade mi ser
explora mi vida
en quejidos silenciosos

Para comprobar su verosimilitud
mi cuerpo se vuelve eco
de la sombra de carne
de la imagen con sangre
y mis dientes la muerden

Y me doy cuenta
de que no existen
los ecos
las sombras
las imágenes
sino dos cuerpos
solamente dos cuerpos

Walberto Díaz
Derechos Reservados ©

Comentarios sobre este poema