NIÑO Y SU VENGANZA

Te place verme así
infantil
justo y preciso entretenido
por las cosas que me cuentas.

Me place ver que tus inventos
empeoran cada día
sabes que no te creo
pero brindas alas a tu cuento.

Te place verme así
callado como niño esperando
la mano guiadora del camino.

Pronto llegarás y nadie
te dará las buenas noches,
la cuerda se habrá roto previsible:
hablarás sola, tinieblas en el cuarto
el ayer se ahoga por la sala.

Comentarios sobre este poema