CADA DÍA

Nazco,
un día día a día
sin puntos ni comas sin pausas
todo nuevo.
Son tus besos de amapola
los que extraño.

Tu congoja que es tan pequeña,
mi congoja no es nada.
No puedo perder minutos
en tonteras.

¿Cuánto queda?
Toda una vida.
¿De qué hablas?
¿Quien me habla, o deliro?

Victoria Liberona Alvear.

Comentarios sobre este poema