SILENTE Y CALLADA.

SILENTE Y CALLADA.

Estás silente, callada,
como noche invernal,
oscura y muy helada,
inquietante y fatal.

Eres luna de alborada,
fulgente y majestuosa,
pero tu flama apagada,
es más fría que la fosa.

Más no fría tu evocación,
en mi alma entrañada
y allí en mi corazón,
tu tibieza es palpitada.

Autor: Víctor A. Arana
(VÍCTOR SANTA ROSA)