Los 1000 azotes

Narro una vez tras otra tu huida
esa escapada que llevas más allá de los límites
que nos dimos todos, o cuánto menos
los cobardes.
La reescribo cada mañana
con aire de ternura y tiempos románticos.
Deshago ese relato por las noches de la furia
Te maldigo y rompo tu imagen en mil pedazos
Quiero quemar la esencia que dejaste en mí
Constato en la frustración de no estar donde tú
mi propia huida, errática y sin sentido
Fugar por fugarse
Cada mañana, todas las noches
Una huida sin sentido ni siquiera en si misma