Tumba

Profané mi propia tumba
en la que no quedan ni los huesos

solo la doliente sombra
esperando sin esperar tu regreso.

Las piedras habían envejecido
pero no la llama de tu recuerdo.

Comentarios sobre este poema