Nueve

Déjame pronunciar
las nueve palabras de amor
delirios de este poema falaz.

Como ese insomnio de Morfeo
donde florecen contradicciones
de tristes ausencias sin miedo.

En la ciudad de sal, perdidos,
dejando al corazón sin el agua
ardiendo de amor exquisito.