Letanias

Quiero que vengas,
con las rosas de tu cuerpo
y tus espinas.

Que mi cuerpo florezca
Otra vez, entre tus brazos,
aunque de nuevo, renazcan las heridas.

Quiero que vuelvas
con las rosas de tu cuerpo
aunque traigas de nuevo tus espinas.

Yo también, como la noche,
Quiero amores.
Relámpagos largos.
Calores.
Besos enamorados
y ardores,
para mi tiempo entretener.

Quiero ser feliz y sin conciencia,
como el aire,
que besa tu piel
siempre que quiere;
y a su paso sin permiso bebe
los aromas de tu cuerpo.

Quiero ser tu piel,
siempre a tu cuerpo pegado.
Quiero también ser tu pensamiento
y saber, que tu alma me ha pensado.

Quiero estar siempre contigo,
no marcharme.
y así, ahora,
Ni el metro, ni el destino,
podrán llevarme
hacia otra parte.

Iodos los derechos reservados

Comentarios sobre este poema