Horno

El rojo del atardecer
ya me llenó de asombro.

Alegría de luces
en mi soledad de horno
frío de llamas
apagado y solo.

La noche me cubrirá
de negras sombras,
compañía de desesperanzas
hasta que el alba,
otra vez se asoma.

Comentarios sobre este poema