Extendida ante mi
por las aguas
valles y praderas

Son tus senos las montañas
Y las sierras tus caderas.

Cómo no amarte
Si siempre vivo inmerso
entre tus quimeras