El vago

Te besaría
con ardor behemente
si no hay que andar.

Si no, mejor mañana
o quizás otro día

porque no hay nada
como tus tersos labios
aquí en la cama

pero no en lejanía
que las ansias fatigan
al caminar.

Comentarios sobre este poema