Edén

En ligeros sueños por almohada
se cuelan las grietas de la luz
entre algodones de madrugada.

Lentamente despejando brumas
te vas realzando más nítida tú
hasta que con un beso me saludas.

Con esencias despiertas la magia
calmas la sed con agua de estrellas
llevándome al edén de las gracias