Cuidado, desastre

Del pasado nunca esperes su regreso.
No tendrás el mismo  grillo
para la nueva estación,
ni nunca la flor será la misma
que la que un día la tormenta destrozó.

Quizás una magnífica enseñanza
amplíe tu sonrisa en el recuerdo,
pero cuidado con el dolor.

En el ahora tiene resonancias
y mucho ojo con el desastre
porque siempre crea un eslabón

Comentarios sobre este poema