Suma y sigue

poema de Morales

¿Por qué no duele no olvidarte,
mas sí no poder hacerlo?
¿Por qué terror a ese abrazo
que antes mataba mis miedos?
¿Por qué no huí, entonces,
cuando debí hacerlo?
¿Por qué no advertí que se acababa
lo que no va a volver advierto?

¿Por qué errar supo a victoria
y lo qué gané me derrota?
¿Hay respuesta si cabe,
que no se sienta tramposa?
Tantas veces pensé y aún pienso,
que pensar no provoca,
más que frío en mis venas,
dolor y angustia, acongoja.

Porque que el tiempo sanará,
solo sana al momento,
hasta que se destapa el engaño
y regresa el lamento.
Porque de nada sirve llorar.
Porque de nada no hacerlo.

Por lo estúpido que aún suena
este cuento incompleto.

Comentarios sobre este poema