Como un sueño roto

poema de Loneliness

Eres hermosa, fría he insensible el anhelo perfecto de mi alma, lo que nunca necesite cambiar.
Perfecta insulsa, casi vacía y quebrada, tus ojos no reflejan nada más que repudio, tu corazón no conoce nada más que las decepciones, tu hermosa superioridad es tiernamente agradecida, te amo.
Cuerpo imperfecto, brazos gruesos, rostro común y voz corriente, eras lo primero que mis ojos esperaban ver en las mañanas, mis manos solo querían tocar tus rasgos, eras el anhelo de este náufrago.
Engreída, egocéntrica y conocedora de todo, pero a la vez de nada, discursos enteros salen de tus hermosos labios, tratas de iluminar tanto a los demás al punto de secarlos, tratas de hablar tanto que tus palabras se convierten en versos imposibles de repetir.
El sueño de este humano, eso fuiste, el anhelo de una poco de aire fresco, para mi tan inoportuna como la lluvia en verano estival, pero eres tan hermosa como una flor de loto.
Eres lo que más anhele por años, el sueño roto que siempre quise tener, te observe tanto que llegue amar cada uno de tus rasgos, para mí no había nada más que tú, pero para ti no había cabida para alguien como yo.
Te llamaba la atención el estereotipo, te alimentabas de veneno que encontrabas en las rosas, te encantaba que barrieran con tu corazón, anhelabas ser destrozada en cada paso.
Erudita de tus avernos, ignorante de tus cielos, omnipresente de los mundos externos olvidada en el interno y aun sabiendo todo esto de ti mi corazón no deja de suspirar.
Eres la dicha de nadie y solo mi propia furia, deseas ser el sol de muchos, pero para mí solo eres inviernos.
Manipuladora, absurda y soberbia, fuiste el sueño perfecto en esta mente que ama el invierno que se alimenta de los fracasos, fuiste la gélida helada en estas manos cansadas de luchar.
Pudiste ser eterna, siniestra e imperialista de esta vida que se ofrecía a tus pies, pero preferiste romperte lentamente ante mis ojos, preferiste soñar con labios que ya te habían abandonado, preferiste creer en tus propias mentiras, para demostrar que no estabas mal.
Eres como un sueño el cual ya no debería recordar, de los cuales se olvidan a las semanas, pero acá sigues viva y latente en esta mente que a pesar de todos no te deja de soñar.

Comentarios sobre este poema