Una noche junto a ti

No puedes escuchar mi respiración,
ni sentir la vibración de mi cuerpo
cuando tus letras me elevan
al deseo más perverso
en mi imaginación.

Los poemas son perfectos
para estimular mi mente con vos
pero mis piernas son
la cumbre del triunfo
para sentirte justo donde quiero,
en tus labios puedo labrar senderos
de pasión y susurrarlos en tu oído,
erizas mi piel cuando exploras
cada parte de mí,
mis gemidos son la súplica
de querer todo contigo.
Fundir nuestros cuerpos
hasta que nuestras almas
vuelvan a renacer
en el placer
de vivir una noche junto a ti.

Comentarios sobre este poema