Fuiste Tú

Fuiste tú...

Quien le cambio los besos a mi piel,
te adentraste a mi cuerpo,
expropiaste mi alma,
andáis libre en mi mente
porque te hiciste dueño
de mis pensamientos.

Ellos sueñan contigo
dormida o despierta.

Fuiste Tú...

Ahora no puedo
saborear la gloria,
sin sentir la hiel
que me dejan tus besos,
los espasmos que ocasionan
tus manos, si me tocan.

Y este vehemente deseo
del cual me siento esclava
porque no me libera de ti.

No consigo zafar
esta pasión voraz
que me consume lento
en otros brazos
porque en los tuyos
esta la hoguera
donde arden las llamas
de mi pasión.

Comentarios sobre este poema