Te Quiero Libre

poema de Clara

Te quiero.

Es como si hubieras abierto
una cicatriz en mí,
que yo misma cosí,
como si hubieras tenido
el pulso y entendimiento en los ojos
para consultarme cada trazo
y sin darme ni cuenta,
ya estaba abierto.

y después de salir
parte de lo encerrado por miedo,
y oxidarse en contacto con el oxígeno,
hubieran emergido unos deseos indescriptibles
que llenan todo de color.

Sé lo que viste en mis ojos risueños,
sé que lo viste,
esa liberación de la que,
sin duda,
eres creador.

Sé que te contagiaste de todo aquello,
y recuerdo aquel día que tan alegre viniste.
No tiene precio.

No puedes imaginar,o tal vez sí,
porque los límites de tu entendimiento
son atípicamente desbordantes,
lo feliz que soy de poder haberte alegrado,
de imaginarte sonriendo y feliz,
aunque fuera con alguna de mis estupideces,
o cuando fuimos vencedores,
no sé.

Tan sólo imaginar
tu mirada calmada relajada,
y cómo te ascienden levemente las mejillas.
Me emociona tanto.

Si piensas que eres un iluso por pensarlo,
que no es posible,
que a estas alturas,
que debió ser una necesidad temporal
o un espejismo
porque todos estamos un poco locos,
Te quiero.

Pero así, libre.
Con tu vida, con tus cosas,
sabiendo que siempre serás tuyo,
o al menos lo intentarás,
(siempre serás tuyo)
que siempre esparcirás ese sentimiento en otros,
y harás, a muchos, tan feliz.

Eres un maldito milagro,
que no sé por qué he tenido la suerte de conocer.

No sólo eres la persona indicada en el momento oportuno,
No sólo tenía y tengo tanto que aprender de tí.

No importa quién sea,
dónde o como esté,
siempre admiraré tu habilidad para sentir,
y lo que dice de tí cómo eres.
Siempre te llevaré conmigo,
y te esparciré,
y serás infinito
porque has dejado,
o más bien conseguiste
que te dejase dejar,
una huella,
para siempre.

Tan puro,
tan obvio,
natural como necesario,
indoloro,
precioso,
apreciado,
intenso.

Y comenzose a multiplicar
en otras personas,
dentro de mí,
y en todas partes.

Te admiro,
.
Te quiero,
.
Te deseo lo mejor,
y todo esto,
que puede parecer absurdo, banal,
¿que venga de mí?
es tan incomprensible
como pueda sonarte.

Y para tí,
que eres tan enigmático
como inmenso tu corazón,
para tí, sí,
tan real
como todos los días,
siempre,
en cualquier parte.
.
Conmigo.

Comentarios sobre este poema