Lo que habita en las críticas

poema de Clara

Hay tanta belleza en la vida,
tanto por aprender y hacer,
dar, agradecer,
que al colisionar con un desocupado,
abruman sus críticas de amargado,
y vuelves a renacer.

Agradeces el tiempo pasado, acompañadx de amor y sabiduría de la niñez y/o vejez,
que hay (o hubo, o habrá)
en tu vida.

Haber aprendido a amarte,
sin criticar (sin criticarte)
El tiempo es sólo para amar
(y por tanto amarte),
y crecer ante la adversidad,
sin desquiciar (ni desquiarte).

Tanto, por aprender y hacer,
que del renglón torcido das
tu mejor giro para que quien lo necesite piense y no caiga (caigas) al absurdo abismo,
(antes que cien uno mismo,
eso me enseñaron mis seres queridos (mi ser))

¿Alejarse del peligroso aburrido?
¿Darle valor al tiempo vivido?
Jamás descuidarse y malnutrir el ego,
siendo el único recurso y sosiego,
malherir a los compañeros (a tí)
obcecándose,
una y otra vez,
en uno mismo.

Y es así que no habrá abismos,
siempre que ocupemos nuestra mente
de lo que realmente la nutre
El esfuerzo del día a día,
(no la comodidad de la rutina),
con la higiene que se merece,
que el entretenimiento no abarque toda tu vida,
porque al final el que critica, grita o desquicia,
no es más que el reflejo de la persona,
que al encontrarse con lo que hay en ella misma,
se abruma, crítica, y maltrata, como si de ella se tratase (de hábitos se trata)

No así a los que enseñaron respeto ante cualquier extraño,
Y compañeros o amigos,
Ya ni hablo...
y es que todo empieza en uno mismo.

Nadie elige
entorno o habilidades con las que nace,
por eso es la intención la que a una persona hace,
el espacio es libre y heterogeneo,
y ninguno lo poseemos,
se asimila que siempre hubo,hay, habrá,de todo en ello...

Y es así como crecemos, aprendemos, nos mezclamos y entendemos,
que cuando se grita, discute, critica, por mucho que se disfrace,
es la soledad la que habita,
y harta opta por suicidarse...

Y si quieres al que lo hace,
no dejes que su debilidad crezca
cuando tan mal decida comunicarse (comunicarte),
mas ayúdale, que por la buena senda aprenda a liberarse,
que agradezca lo que tenga
y que empiece a curarse,
en lugar de malnutrirse
optando por resignarse,
y sin fuerzas ni alegría,
abunde el criticar(criticarse),
y los sentimientos y perspectivas que con esa mente sólo,
pueden visualizarse...

Menos preocuparse y más ocuparse.
Menos perderse por lo que no se quiere,
y más encontrarse.

Comentarios sobre este poema