Día gris

poema de Clara

Día gris.

Hoy el cielo le hace burla
a mi despistado corazón,
Por si se ríe al despertar
de la inconsciencia tan absurda
en la que bucea.

Así lo imagino desde que descubrí
la silenciosa empatía en tu rostro.

Y río sin pensar,
salgo del abismo estático al recordar
la esperanza que,
en cada improvisada sorpresa,
cultivabas.

Cuidadosamente colocaste
tu foco junto al mío,
para que pudiera ver más allá
del sentimiento presente,
cosquillas donde la culpa yace ausente.

Me cruzo con tus opuestos
sus gestos son más dolorosos
ahora que los tuyos
gobiernan mi recuerdo.

Me ahogo en la indolora agua hirviendo,
y me ruborizo,
pero no te encuentro.

El dolor es apático, ausente, incomprendido,
brotan ardientes y profundas lágrimas
que junto a mi piel,
se evaporan y se deslizan en el espejo,

Y te veo,
y ahora sí siento,
Lo que sólo tú sentirías
a través de mí.

Mi manantial de lágrimas
no son más que,
los desbordados límites de tu cariño,
que inyectaron un precioso paisaje,
en ocasiones, insoportablemente olvidado,
en el que junto a tí,
me encuentro.

Y en cada suspiro que lo acompaña,
te puedo escuchar decir
"despierta niña despierta,
encuéntrate junto a mí.
Huele los frescos brotes,
cuídalos tú por mí"

Con mi talón de aquiles me salvaste,
caminos labraste
que dejaste por cultivar.

Ahora,
muero al olvidarte,
y si te encontrase
no sabría reaccionar.

Ojalá algún día pueda devolverte,
lo que tanto supiste amar.

Comentarios sobre este poema