Salida de amigas ...

poema de Silvia

Una rama gigante tapaba el camino,y como un misterioso y lirico lamento se escucho un grito aterrador.

Trabamos las puertas y cerramos los ojos y también el culo.

Pero teníamos que bajarnos para sacar esa rama o por lo menos intentar...

Nadie queria hacerlo,después del temblequeo de todo mi cuerpito.... bajé...

El sol se me iba,estaba anocheciendo,las otras dos cobardes quedaron en la camioneta.

No podía sola con semejante rama...
Estaba intentando con fuerza y de repente siento un ruido así...grrrrrrr.......grrrrrrr....

Me di vueltas y veo un lobo,( no,no lo era,era un perro grande) pero yo ví un lobo para mí obra). hermoso y con dos colmillos también hermosos y dos ojos no amigables.

Me cagué todita....y miré hacia la camioneta...
Mientras las otras gritaban...

Yo estaba estática...

Cuando me doy cuenta que estaba herido...

El lobo tenía los ojos de viento,de un camino ácido,de abandono y lamento, su patita izquierda estaba trabada con algo debajo de la rama...

Hay gente que tira en los camino y desecha cosas desde el auto ,se desecha lo que hay que tirar a la basura así sea un cerebro,o un corazón,o un pelaje precioso de lobo, este era el caso se había enredado esa patita entre el plastico y la rama.

No hay solución le dije;

También tengo miedo pero tengo que ayudarte,y le dije con voz temblorosa también me quedé sin madre.
Pero también me ayudaron....
Le hablaba despacito para que él se calme,y sus ojos parecían entender.

Me acerco despacio me muestra los dientes...
Si muerdes te morderé también,
y no te gustará...
Saco los dientes y otra vez grrrrrrr grrrrrrr......

Me saque el saquito que tenía puesto lentamente,mientras le decía lobo lobito no seas malito....ajaaa) (mentira estaba cagada).

Voy lentamente hacia el y mientras él zarandea la cabeza y mientras él quería desenredarse,
le destrabo la pata.

Caigo sentada y dije bueno me va a morder hasta matarme y después llevará mis huesos a su cría
Linda forma de morir...

Y no me acordaba como se rezaba y dije oh Dios! Cerré los ojos...

Pero....

Corrió hacia el bosque y huyó...
Respire mientras corri hacías la camioneta la puse en marcha,
marcha atrás para tomar otro camino.

Cuando todavía faltaba llegar a destino,y no dejabamos de reirnos por lo sucedido;
Debe ser alguna sustancia que produce risa
Cuando baja el miedo sube...no lo sé.

Nos Bajamos a una estación de servicios para tomar un café...

Y cuando salimos de ahí...dos tipos nos siguieron molestando y no nos dejaban subir a la camioneta...
Quise volver a dentro para visar a el vendedor pero no estaba.
Volví a salir y las otras dos estaban bastante nerviosas.

En un minuto aparece ese lobo y ataca a uno de ellos
El otro hombre corre,no lo llega a morder.
Huyeron despavoridos en su coche.

El lobo me miró y corrió de nuevo a la vegetación extensa y dentro de los árboles frondosos,se perdió.

Perplejas no quedamos y lo fuimos a buscar.
Pero nunca lo hallamos.

Nada nos hizo más daño que tener miedo estaba pensando.

Mientras mis amigas se relajaban estaban ya hablando de otras cosas...
Yo pensaba que todo puede pasar y ser caótico
En solo unos minutos o segundos ,mejor dicho,
Pero si tenemos hacer lo que tenemos que hacer

Nos quedaríamos cobardemente estáticos
Sin saber cual es el resultado final...

En la vida diaria,en la de todos,en la,oficina,o en el trabajo,o en tu vida normal...

Siempre hay peligro
un miedo,por ejemplo;

una palabra sin cariño...

una persona no deseada,

un chisme malicioso...

un falso decir...

Una ambición desmesurada...

También son peligros...(dios mío todo esto viene del ser humano y hay más).

También son peligros,que nos dejan muchas veces
Filtrados de dolor sin poder reaccionar y enfrentar...

El lobo era solo un perro grande...
Pero nuestras mentes y el entorno lo habían convertido en lobo feroz.

desde ese día sé que el peligro muchas veces,está vestido de muchos colores.

Desde ese día me di cuenta que el peligro de morir
Es pura suerte.

A me acordé de otra frase;
El único peligro real que existe es el hombre mismo. (Carl G. Jung)

Comentarios sobre este poema