Nuestro secreto.

poema de Silvia

Escribir una forma extraña de sanar
Una forma extraña de aprender
Detenerte en una rima o consonante más parecida a vos.

Escribir una carta...un mensaje...
un poema.. hasta una queja...escribir hasta que duela.
Escribir a un amor y odiarlo con más pasión.

Escribir con milagro...
con desdén...
optimismo o pesismismo.
escribir la última carta antes de suicidarte.
Escribir una palabra en la tarjeta de ese bebé nuevo
Que festejamos en cualquier familia.

Escribir en la oficina y disimular porque viene tu jefe con cara rara.
Escribir en la plaza...

En él bus...
Escribir en una servilleta del bar y dibujar un corazón
Con una flecha que sangra.
Palabras selladas...
Palabras de tinta y gravado a fuego con nuestros ojos y nuestro anhelo.

Necesitamos pintarlas unirlas a lo tangible
Ver los dedos manchados de tinta.

Quizás tú estás intentando escribir un libro
Dejar plasmado articulaciones tuyas
Dejar sellado el alma tuya en esas páginas.

Al escribir no debe haber envidias nunca.

Nunca.

El que no sabe valorar algo que escribió,otro escritor
No debería leerlo y listo.

Esa persona no debería estar entre gente que escribe.
Debería encontrarse primero.

Saber quién es el mismo...verse por dentro,es difícil pero se puede.

Quizás lo suyo sea eso también,hacer el mal.
Que se yo.
Da mucha pena pobre.
Porque nunca se tiene làstima por nadie,pero las almas que no evolucionan si me dan pena.

Del otro escritor se aprende.
Con dicha,con firmeza,y eso no te cambia en nada
Si sabes quién eres.

Existe y es muy palpable la envidia.
Pero es porque como digo siempre,prefieren no verse a sí mismos y escribir lo que sienten.
Prefieren herir y decir cosas feas de otros.
Antes de tomar la pluma y hacerla brillar.
Acá se ve en las reuniones es escritores poetas.
Se vió siempre,por ejemplo;
Borges no la quería a Alfonsina storni.
Sin embargo los dos se respetaban y nunca escribieron mal del otro.

Escribir es un comienzo sin fin...

Un alegoría suprema se empieza siempre.
Pero no se sabe cuándo se termina.

Algunas personas no entienden nuestro afán
Nuestro secreto
Nuestra gusto en esa soledad que él abecedario acaricia en el alma.

Nuestra morada en el tintero.
Y si hay corazón mejor escribiras la escena más hermosa impregnada de lo mejor de tí.

Tendrán que averiguar siempre de quién se trata.
Quién es este escritor...
que hace...
que dijo...
porque lo escribió...
Porque todos absolutamente todos podemos escribir
Como podemos pensar...

amar
vivir
soñar
Todo esto es darse y recibir evolución.

Está en nuestro interior esa fibra finita y delicada llamada sensibilidad.

Algunos la esconden otros son ya muy pesados,otros no se atreven a mostrar esa faceta.

Escribir es algo sanador y no siempre se escribe bien.
Las mejores cosas que escribí en mi caso.
Son las que salen así espontáneas.

Esas cosas espontáneas cuentos o poemas son inolvidables.
Es una luz a cualquier hora que te lleva hacerlo.
Dejas todo como sonámbulo y escribes eso.

Y no importan la votaciones y las prismas estrellas
Importa tu dedo manchado de tinta.

Importa tus segundos de tiempo.
sola con la máquina de escribir.

No importa el marido.
Ni la esposa
Ni el novio
Ni el amante
Ni el problema.

Es tu pluma y tú siempre juntos.

Importa tu alegría...

Nunca te paso que dejas un texto buscando esa palabra y estás todo el día en blanco.
Buscas en la calle o donde sea.
como sonámbulo buscando en tu cabeza.
Y quizás encuentras la respuesta en otro escritor.

Escribir es sanador es la prueba exacta de que nacimos solos y somos nos iremos.

Porque lo que otros aplauden cuando escribes algo bonito...
pero quizás sí lo hablas, sin escribir,pasaría quizás desapercibido.

Y hay tantas cosas hermosas dentro del ser.

Pero el mundo está violento y sangriento
Por eso creo yo que hay más escritores hoy más que nunca.

Porque nos escondemos y plasmar lo que tenemos que gritar al mundo.
Así sea un ignorante o un culto.
Todos tenemos libre expresión con interés en la evolución sanadora e investigativa que nos cuesta tanto.

Esa es la historia la visión difusa del ser humano que necesita palpar ver tocar.

Sin pensar que lo invisible está dentro y es poderoso
Escribamos lo invisible.

La voz de mi madre
El canto de las manos
El brillo de los ojos
El beso que se duerme
Los pasos de mi gato
El pelaje de mi perro
El despertar ansiosa
El que me apagues las ansías
El dolor de aquel que no volverá
Alegría de bajar de un avión y abrazar.

Lo invisible se escribe.

Comentarios sobre este poema