La mesera

poema de Silvia

Los días transcurrian despacito y la mesera a veces quería quedarse hasta última hora,para ver si él regresaba...

El tiempo humano en el amor es insoportable.

Pero un día ya cuando ella no creía verlo más...

Idilio y repetición..

Entra se sienta,y lo hace en la misma mesa,su sobretodo
Sus manos delicadas,y esa mirada profunda que invade el aire...

La mesera se acomoda la pollera y abre un botón de su escote ...

Pero de ante mano sabía que a este hombre le pasaba algo
Su imagen y semejanza,no era como lo que acuden a estos lugares...

Y bien!...

Buenas noches!...
Que va a tomar guapo?...

Upss!
Nunca digeo eso pensó...

Y él la miró transformado y dijo;

Ca__ca___café...!

Y bajo la mirada rápidamente...
La mesera al límite de la risa nerviosa y una especie de desdén,se da vueltas para traer café..

Pero ya estaba embriagada en sus venas
Hizo un giro inesperado y dijo:

Co__coo_ con crema?...

La primer sonrisa juntos...
se metió de lleno a mantenerse neutral,pero no era fácil..

Así pasaron varios meses,el tartamudo y su

Ca_aaca_ fé...

No eran los silencios de vergüenza,eran los silencios abreviados místicos,y risas para los dos.

La mesera se permitió la claridad de alma
Un día pasa delante de èl,le toma la mano y lo lleva al baño...

Èl cierra la puerta con la traba...
y las perlas de transpiración siempre en silencio pasaron hacer la pasión ahogada besada hasta el alma...

Recorriendo así los sentidos profundos de la piel,mientras alguíen golpeaba para entrar al baño..

Y hubo segundas y terceras funciones...

Pero siempre en silencio..

Era un silencio de amanecer,de pájaros besando hasta la última gota de piel...

Amputados,doblados y sin malestares,porque la mesera pensaba que para amar hay que entregar el alma..

Y así lo hizo...

Un día lluvioso lo ve entrar y los dos rieron cómplices...
pero ese día la mesera lo vio distinto...

Él le hablo así:

No soy tartamudo...

Soy un hombre que había dejado de creer en el amor
Pero tú me volviste a la vida...

Y un minuto por reloj,la mesera quedó observándolo fijamente,y después dijo;

Y_,Yoo sss_soyy_tarr_tamuda.

Y fué cruel ver cómo los dos cuerpos sentados en una mesa
Estaban con la cabeza baja...

Él hombre salió de ahí casi corriendo y nunca más regreso...

La mesera mojo con sus lágrimas la mesa y luego limpio la misma con su delantal....

Se acomodó la ropa
Y siguió escuchando como pretendían su trasero.

Comentarios sobre este poema