LA ABEJITA SILVIA

Alegrabas el portal
Con ese caudal
De imaginación
Que derrochabas.

Todo a tu alrededor
Tu musa estimulaba.
La mínima cosita
Un torbellino
En tu mente
Despertaba.

Dueña de una
Supersensibilidad
Mucha Ternura
Y dulzura
Llenan
Tu Personalidad.

Y hoy me pregunto:
¿Dónde estás?
¿Porque tu perfil
Lo cerraste ?
¿Porque te fuiste?
¿Porque no hiciste
Caso omiso?.

¿Porque no dejaste correr
Las aguas rancia
Que ensuciaban
Y facilitaban beligerancia
Para romper
La unidad de una Conciencia?

Porque defender
Lo indefendible?
Abejita, ya sin tus vuelos
No hay alegría
En la Poesía.

Comentarios sobre este poema