Ya no rugue la voz del cañon

Guerra: destrucción y muerte
Aflicción, hambre, desolación
La tierra se cubrió de gris
Un manto rojo cubrió el azul y blanco.

Muerte entre hermano, todo fue en vano
Hijos sin padres, madres sin hijos
El glorioso pendón bicolor
Esta vez rugió su cañón.

Tambores de guerra, sonaba en la tierra
Fusiles y antiaérea que guerra
Un pueblo que llora, sus muertos ahora
Mártires para que, si no hay porque.

Libertad o muerte grita la guerra
Niños soldados, que pecado
Que se rinda tu madre
La voz grita, allá a lo lejos.

Silencio en la tierra
Llora la guerra
Por almas en pena
Que quedo en cualquier faena.

Llora la almohada, de una madre en vela
Por su hijo que se queda muerto en la pradera
Llora el alma y la pena se desvela
Por un hijo que se fue, y no regresa.
El verde olivo cubrió a mi amigo
Que fusil en mano, disparo al enemigo
Que una vez fue su hermano y amigo
En las calles de Managua, quedo en olvido.

El glorioso pendón bicolor
Llora con dolor y grita al exterior
Ya no rugue la voz del cañón
Ni se tiñe con sangre de hermano.

Salve a ti Nicaragua en tu cielo
La paz llega desde el cielo
Porque Jesucristo, toco este suelo
Para ejemplo al mundo entero.
Sergio Vivas

Comentarios sobre este poema