En el verde tierno

En una noche callada y un mudo silencio
Dos almas que se aman, en un verde tierno
Entre besos y abrazos, disipan un amor eterno
Que nació de un encuentro, de dos almas solitaria.

En la noche solitaria y de testigo el silencio
Amor desbordante, en el verde tierno flotaba
Danzaban dos almas, sin letra ni música
Solo la noche, entonaba el sonido del silencio.

El amor hablaba, a través de la mirada
Mirada tierna, que se perdía, al cerrar los ojos
Un suspiro entre cortado, en la danza se escuchaba
Amor eterno se juraban, en el verde tierno.

Sonrisas y abrazos, una mirada tierna
Entre uvas y manzanas, su amor saboreaban
El jugo de sus besos, acaricia mi ensueño
Despierta, que no es un sueño.

Es la fuente de mi vida, la Luz que ilumina
Luz de mi fantasía, ahora hecha poesía
Azabache en la noche, que derroche
Amor de poesía, entre el verde tierno.
Sergio Vivas

Comentarios sobre este poema