Frío.

poema de Infinito

El frío siempre viene bien con el amor,
Pero hay días que el humo resulta el único compañero,
Y se muestra en la delgada línea del horizonte gris
Asciende, suavemente
Puro
Pálido y tosco
Cómo ascendería un alma sin amor
Con calma y lento dolor.

Acompañado de la lluvia
Y la tristeza del día
Se hace menos toxica la soledad
Con ese mal fabricado cilindro
Lleno de agonía y oscuridad
Consumo mi suplicio
Con la velocidad que la nicotina a mis pulmones.

Y así acompaño mi abandono
Hasta la hora de mi muerte
Esa que se hace más agradable que fumar soledad.

Comentarios sobre este poema