* CUANDO YA NO ESTE *

Cuando agonice la antorcha de mis ojos
y me hunda en el estanque de la muerte,
no me olvides... regresaré para quererte.

Cuando te gane la tristeza y duela la vida,
mírate en los ojos de nuestro adorado hijo,
en él verás siempre mi lámpara encendida.

Cuando sientas que se desgarra tu pecho,
porque tus tibias manos ya no me alcanzan,
sentirás leves brisas que te besan y abrazan.

Cuando ya no esté, encontrarás mis versos,
en ellos verás cuánto, cuánto te he amado,
que fuiste la única que me ha enamorado.

Cuando ya no esté, sonríe...por Dios sonríe,
así podré mirarme en el arco de tus ojos,
decirte te amo, te amo y nunca me olvides...

Derechos Reservados
(Asociación General de Autores del Uruguay)

Comentarios sobre este poema