Fin de esta histora

Te marchas
Y ya no hay vuelta atrás
Te marchas
Para no volver jamás
Ha llegado la hora
Que tanto temía
Mi musa inspiradora
De lamentos calmadora.

Disculpa mi poca coherencia
Pensándote parezco con demencia
Se me hace difícil escribir
Sabiendo que luego te veré partir.

Un anti poeta que no nacía
Esclavo cada día de la monotonía
Me enseñaste a vivir la vida
Cada mañana mi tristeza descuidaba.

Algún remoto día
Nuestros ojos compartirán cabida
Algún remoto día
Solo espero poder hacerte mía.

Las carcajadas a toda voz
Las fotos vivas de emoción
Las tardes caminando bajo el sol
O las noches escuchando una canción
Las mañanas pedaleando
Las películas en el cine
Las conversaciones coqueteando
Las momentos que no fueron tristes
O las llamadas donde todo podía decirte
Tanto anhelo y tan poco hice
No merezco ni una peca de tus narices
Entiérrame con una sonrisa
Que me hará sentir vivo incluso sin brisas.

Me regalaste miradas
Pero sin ganas
Me regalaste palabras
Pero sin pensarlas.

Ciego estuve detrás de ti
Sin ver que en tu frente
Un hombre dominaba tu mente
Simplemente pensé en huir.

Pero no todo es así
Mi amor bipolar tiene mucho más para ti
Gracias por los malos y buenos momentos
De esos vivos de recuerdos tumbándote en tormento.

Dejaste un gusto amargo
Quería más de tu dulce compañía
Lamento haber sido tan extraño
¡Es que contigo sin salida me cohibía!

Llega el fin de esta historia
No tengo a quien más rendir memorias
Sin ti no hay motivos ni pa' vivir...
Sin ti no hay motivos ni pa' soñar...
Sin ti solo hay motivos pa' esperar...

Comentarios sobre este poema