El chivo expiatorio de los idus de marzo

poema de ubik

Calmo tu cabello a cuchilladas
anhelo desangelado
de una epidemia de piel
la voz centauro como único centinela
de las horas insepultas
iluminado de golpe
inventé el cuerpo de mi enemigo
como una sirena enlutada
sobrevivir a una familia de arácnidos
gárgolas repentinas de ponzoñoso discurso
vuestra distancia ya no puede coserme los ojos
de este muñeco de trapo