EQUILIBRIO

EQUILIBRIO
Sempiterno y errante,
buscador de los soles
en ojos ya nublados
de claridades sin fragua.
Dios de las noches largas,
provocador de suspiros,
que ya no tiene tu boca.

Sempiterno y errante,
guerrero de las lides
del seducir entre letras.
Ave rapaz
que vuela en alas de mariposa.
Contradictorio y misterio.

Sempiterno y errante.
Cansado de hacer nidos
que ladrones oscuros
le roban a tu sombra.
Arena que lleva el viento,
y sin más que nada se antoja.
Vivenciador de sueños,
ladrón de todas las joyas.
Famélico y opulento.

Sempiterno y errante.
A vos te canto,
oscuridades y luces.
A vos que buscas palabras
Y que palabras trasmites.
De pies pesados en tierra
y sin embargo volando.
De vuelos raudos,
y de cornisas abiertas.

María del Rosario Alarcón
(Derechos reservados)

Comentarios sobre este poema